Este es el típico caramelo que se da en las procesiones, un caramelo que no siendo pequeño, unos 5cm, es ideal para llevar en las “carreras” de la Semana Santa, y quedar muy bien con los afortunados a los que se los des.

Este es el modelo de caramelo que más se personaliza, ya que, la cantidad mínima no es muy alta, unos 120k, y para una cofradía no supone ni mucho gasto ni mucha dificultad para repartir  entre sus cofrades. Sin embargo, el detalle de la personalización de los caramelos da caché a la cofradía, ya que, no salen ni marcas ni imágenes genéricas de las Semana Santa, sólo sale lo que esa cofradía representa.

Las cofradías a las que se los hacemos se sienten muy orgullosas de llevar la imagen de su hermandad hasta en los caramelos. Os dejo algunas muestras de las cofradías a las que le fabricamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *